| [ITA] | [ENG] | [POR] | [SLO] Privatización del agua

DemoKino
DemoKino – Ágora virtual de biopolítica


Privatización del agua
 
movie [wmv]
[pdf]

Radio: "...en un momento como éste, cuando las tensiones geopolíticas son tan agudas, es necesario asegurar la estabilidad, la transparencia y la posibilidad de prever el desarrollo en el sector del sistema mundial de comercio", ha declarado el Comisario europeo de Comercio Pascal Lamy diciendo que "la UE y los países latinoamericanos deberían colaborar y estimular las negociaciones siguiendo el ejemplo del encuentro de Doha, y garantizar el éxito del encuentro ministerial de la OMC que se celebrará en septiembre en Cancún, México."

Esperemos no ver mas disturbios. El movimiento antiglobalista está preparándose para protestar en la próxima cumbre de la Organización Mundial de Comercio. Este año discutirán también sobre el tema del agua . Ya han hecho un forum mundial sobre el agua en Kyoto, y los antiglobalistas organizaron una contracumbre en Florencia. Pero ahora, en la cumbre de la OMC deberán decidir. Sobre si privatizar o no.

Me parece que desde el punto de vista global, no hay razones para el optimismo. Ah, nosotros aquí en Europa somos muy felices. Hay agua suficiente, para cocinar y para lavarse. Pero claro, bebemos agua de botella.

Mi madre dice que cuando era pequeña, bebían agua del grifo. Ya disponer de agua corriente es un lujo.

He leído datos impresionantes. Cada año mueren cinco millones de personas por enfermedades debidas a la carencia del agua: hoy por hoy más de mil millones de personas no tienen acceso al agua potable, y así beben agua sucia y enferman, mientras que las Naciones Unidas calculan que hasta el 2025 la cifra alcanzará 2 mil millones y medio o tres mil millones. Si el consumo de agua sigue aumentando como ahora, claro. Si en el 2050 de verdad llegamos a ser 9 mil millones, ¡estamos listos!

No me lo podía creer: con todo el agua que hay en la Tierra, quiero decir. Pero he leído que no hay tanta agua dulce.
Un 97% del agua del planeta es salada, son los mares y océanos; y del 3% que queda, me parece que un 2% está congelado en el hielo polar, de modo que queda disponible sólo un 1% o incluso menos. Y tiene que haber suficiente para beber, regar los campos y para las necesidades de la industria. La industria y la agricultura en realidad consumen mucha agua. Sobre todo la agricultura.

Es un derroche. Porque usan más agua de la que la naturaleza suministra con la lluvia.

En fin, que ya hay tanta gente que el agua se ha vuelto un bien escaso. Y los bienes escasos se pagan. Y aquí empieza el problema.

¿Cuánto dinero se necesita para el tercer mundo? En alguna parte he leído...

Ah, aquí está. Es un estudio del Banco Mundial, la World Bank: para garantizar el agua segura y pura a los pobres del mundo, las inversiones anuales de los países en vías de desarrollo deberían pasar de 75 mil millones a 180 mil millones de dólares al año. A más del doble.

Por lo que la dirección de la OMC cree que la solución del problema con el agua está en la intervención de las empresas privadas. Dicen que es la única forma de reunir el dinero necesario para resolver los problemas de la carencia del agua que sufren los pobres.

Especialmente en el hemisferio sur, los gobiernos siempre carecen de medios y no pueden garantizar a sus ciudadanos un suministro eficaz de agua. Entes públicos y órganos gubernamentales que gestionan acueductos y servicios, son en este aspecto organismos burocráticos, poco dinámicos, impermeables a las innovaciones necesarias para resolver dichos problemas.

Pero las empresas privadas, precisamente porque invierten y esperan sacar un beneficio de sus inversiones, se interesan más en cuestiones de eficiencia. Y no sólo en los países en vías de desarrollo, sino también en los industriales.

Si su beneficio se crea a base de las tarifas pagadas por los usuarios, tendrán interés en ofrecer un servicio eficiente, si no, los usuarios no estarán conformes y buscaran otra oferta.

En fin, los partidarios de la privatización creen que el ingreso de las empresas privadas en el sector del agua no sólo disminuiría los gastos del 15 al 45%, según dicen, sino también estimularía las innovaciones y eliminaría lo que, según ellos, es un conflicto de intereses. Si el sector público financia y gestiona el suministro del agua, es difícil esperar que intervenga cuando el sistema resulta ineficaz.

Pero no todos están de acuerdo con esta visión del problema.

Sobre todo los movimientos antiglobalistas y antiliberales, y también muchas ONGs y muchos científicos. Los contrarios a la privatización creen que es una equivocación básica tratar el agua como mercancía.

El agua, dicen, es un derecho fundamental del hombre, y es necesario garantizarlo a todos, al menos en una cantidad mínima, tal como lo acaba de hacer el gobierno de Sudáfrica, que ha proclamado el derecho de todos los ciudadanos a consumir al menos 25 litros de agua limpia al día.

También he leído en alguna parte cuánta agua se consume en EEUU Es de no creerse: ¡382 litros al día por persona!

Los contrarios a la privatización dicen que las empresas privadas no pueden garantizar este derecho y además, no creen en una relación idílica entre las empresas privadas y los consumidores. La realidad es que las empresas ganan las convocatorias públicas prometiendo precios más bajos y mejores servicios. Pero una vez que la empresa lo tiene ganado, no hay rivalidad con otros competidores y la empresa trata de negociar el contrato para subir los precios o recortar las mejoras.

De hecho, esta ola de privatizaciones, que cubre sólo de un 2 a un 5% de los servicios del agua en el mundo, conduce a la concentración de la gestión de las fuentes de agua en manos de unas pocas multinacionales, como Suez, Vivendi y pocos más. No es verdad, dicen los antiglobalistas, que la privatización comporte precios más bajos y mejores servicios.

Mencionan el caso de Cochabamba, en Bolivia, donde en el 2002 la privatización provocó una subida del precio del agua de un 50%, y la población se opuso, de modo que tuvo que intervenir el gobierno y restablecer el sistema público. Y también el caso de EEUU, por ejemplo, en Atlanta, Georgia, donde en el 2003 la empresa Suez perdió la licencia obtenida en la convocatoria porque no había mejorado, como prometía, la calidad del agua.

Los contrarios a la privatización creen que las dificultades de los gobiernos del tercer mundo radican sobre todo en el peso de su deuda. El Banco Mundial, en vez de aportar, como hizo en el 2002, el 80% de sus medios destinados a las fuentes de agua a la construcción de las infraestructuras privadas, debería pensar en financiar el acceso del agua para todos y en disminuir la deuda.

Eh, no puedo decidir. Parece que ambas partes tienen buenos argumentos para su postura. ¿Considerar el agua un bien comercial, una mercancía, y dejar que el mercado la asegure para todo el mundo? ¿O verla como un derecho general, un bien público, y construir una red mundial a partir de los servicios públicos existentes?


Antonio Caronia.
DemoKino – Ágora virtual de biopolítica - Privatización del agua.

 
 
DemoKino - Bills >>>_
  <back | aksioma